Azul

Azul, totalmente azul.
Pintado de los pies a la cabeza de un azul azulado, azuloso, todo azul.
Azul  en medio de todos.
Azuladamente azul
 
Azul y quieto.
Y rígido
Y preocupado. Y tenso. Y alerta.
 
 
(“Maldito verde que se me nota cuando muevo el brazo. ¡Y el rojo, también el rojo al mover la pierna! ¡Y el amarillo cuando bajo la mirada!”). 
Vuelve a su a casa cada día vociferando en voz baja, mascullando su bronca contra sus colores que se le escapan ante el menor descuido. 
(“Se dan cuenta, sé que se dan cuenta. Los veo cuando me ven, cuando ven mis colores. Se dan cuenta y murmuran y critican, sé que se dan cuenta. Ella también lo nota, lo sé, ella también. ¿Cómo va a quererme con tantos colores? ¿Quién va a quererme con tantos colores?”)
 
Abismos… Y llanto.
                El de ahora, el de antes...   
                                                       El único.

__________________________________________________________________________________

Cada día ella lo mira triste.                                                                 

Sabe que lo ama, y cuánto… aunque al verlo su tristeza es infinita. 

No comprende por qué.

Solo a veces, en algunos instantes hay algo que él hace y entonces una chispa de luz ilumina los ojos de ella y le permite soñar, apenas.
Son momentos, destellos, gotas de un algo diferente que la conmueven pero cuyo origen no alcanza a precisar.     
                                                                                                                            
Quizá tiene que ver con algún movimiento del brazo o de la pierna… o con algo en la mirada… quizá…
 
Sin embargo,                                                                       
                     enseguida, inminentemente;
                                                                    pesada, plomiza, irremediablemente                                  
 
otra vez
                azul,                            
 
totalmente  
                             azul.